Buscar
  • Luis Marty

Ser un buen mentor: la humildad, un factor fundaMental



Ser un buen mentor deportivo empieza por una buena escucha activa, lo cuál implica:

Escuchar al deportista con el oído y, sobre todo, con el corazón.


Esto es abstraerse por completo durante un rato de los problemas y pensamientos propios para centrar toda la atención en lo que tu pupil@ te está contando para conectar con él/ella.


No juzgarle, ya que quizá su rendimiento o su actitud no están siendo óptimos porque puede haber algún pensamiento que le está bloqueando o esté atravesando un momento o etapa de bajón anímico.


También es importante indagar, mediante preguntas, en lugar de ofrecer soluciones a las primeras de cambio. Todos tendemos a hacer esto para ayudar, pero puede que en ese momento tu pupil@ solo necesite exteriorizar lo que siente y ponerle nombre a la emoción que está sintiendo.


Además, así estaremos incentivando a nuestro pupilo a encontrar las respuestas por sí mism@, como hacía Sócrates con sus discípulos.


Ser empático y respetar a tu pupilo. Puede que aquello que le preocupa a ti no te parezca grave, pero quizá a él/ella le esté afectando bastante. Ponte en su lugar y respeta sus sentimientos.


Obviamente, es necesario que el deportista también tenga la humildad de dejarse guiar por su mentor para que el equipo funcione.


Enhorabuena a todos los mentores en general y en particular a los entrenadores españoles de tenis por su gran labor en el circuito profesional:


https://www.marca.com/.../14/5fafb25d46163fd80f8b456e.html


Salud.


0 vistas0 comentarios