Buscar
  • Luis Marty

Cómo proceder después de competir: el después o post-competición

¡Buenos días!


Hoy publico este artículo, dedicado al momento posterior a la competición, que es el que cierra la serie de artículos que he escrito sobre las fases de la competición, tras el de "Preparación previa a la competición: el antes (https://www.luismarty.com/post/preparaci%C3%B3n-previa-a-la-competici%C3%B3n-tanto-a-nivel-f%C3%ADsico-como-mental)" y el de "Mantener el equilibrio emocional al competir: el durante (https://www.luismarty.com/post/mantener-el-equilibrio-emocional-al-competir-el-durante)".


Suele pasar que, una vez concluye el partido o competición en la que hemos participado, nos dedicamos únicamente a celebrarlo, en caso de que hayamos ganado, o a gestionar las emociones desagradables que surgen tras la derrota, en caso de que esta se produzca. Existe una tendencia generalizada a descuidar los pasos a seguir para la recuperación, tanto a nivel físico como mental y a pensar que, como ya ha terminado la competición, no importa lo que haga en esta fase, pues la falsa creencia de que "da igual, todo ha terminado" se instala en la mente del deportista y crea fuertes resistencias a la hora de llevar a cabo las necesarias rutinas post-competición. Y es que no solo es bueno, sino necesario, dedicar tiempo a la recuperación mental y física tras competir, ya que si no se hace, la repercusión negativa a corto, medio y largo plazo que esto puede tener en el deportista puede ser muy perjudicial para él. En concreto, podría pasar que el deportista en cuestión no esté a punto para la siguiente competición, no darse la oportunidad de aprender de errores cometidos en la anterior y hacer que su desmotivación, fatiga física y mental aparezcan.


Pues bien, a continuación indicaré algunas pautas que considero fundamentales para llevar a cabo tras la competición:


  • Estiramientos. Si no estás acostumbrad@ a hacerlos, al principio te costará incluso acordarte de ello. Según un estudio llevado a cabo por expertos británicos del University College de Londres, para instalar un hábito solo hay que llevarlo a cabo durante 66 días, que es poco más de dos meses. Dependiendo del deporte que practiques, necesitarás una tabla de estiramientos específica, según los grupos musculares que se trabajen en dicho deporte. Puedes buscar la tabla específica de tu deporte en Internet y dedicar al menos 5-10 minutos a hacer los estiramientos al finalizar tu partido. Recuerda que los músculos deben estar relajados en el momento de estirar. No olvides llevar un ritmo de respiración acompasado con los estiramientos. En este sentido, te recomiendo inspirar al tensar y espirar al destensar los músculos. Haz los estiramientos durante la media hora posterior al partido, no dejes que pase más tiempo.



  • Ducha. Necesitas quitarte el sudor de tu piel y la sensación de cansancio acumulado. Independientemente del resultado, después de ducharte tendrás una sensación de bienestar que te hará sentir mucho mejor. Las zonas musculares que tengas más sobrecargadas, que suelen ser las articulaciones, mejorarán la circulación sanguínea y la sensación de alivio si aplicas agua fría sobre las mismas. Para las zonas más cargadas, también te ayudará ponerte hielo sobre estas para reducir la inflamación y la sobrecarga. En el caso de las piernas, ponlas en alto. Siéntante con las piernas estiradas y pon un cojín debajo de ellas para elevarlas por encima del nivel de tu cintura. Te recuperarás antes de la sensación de fatiga.


  • Hidratación. Aunque antes y durante el partido bebas agua y bebidas isotónicas o rehidratantes, ricas en sales minerales, tales como sodio o potasio, así como azúcar, es necesario seguir hidratándose después de la competición, especialmente si el calor es intenso. También es conveniente hidratar la piel y los labios con crema hidratante y cacao, respectivamente, sobre todo si has estado expuesto al sol durante un período largo.



  • Alimentación. Hay alimentos que te ayudarán a reponer tu nivel de energía después de competir, tales como la fruta o los frutos secos. El plátano, por ejemplo, es rico en potasio; el kiwi, en calcio, potasio y vitamina C. Frutos secos como la almendra o la nuez te aportarán fibra, omega 3 y calcio, entre otros nutrientes esenciales para la recuperación.



  • Habla con tu entrenador/a y/o Coach mental. Puedes hablar con él para exteriorizar e intercambiar impresiones con él sobre el partido y que te pueda dar su punto de vista acerca del mismo. En caso de que lo haya presenciado, te ayudará saber qué ha visto él desde fuera. En cualquier caso, aunque no haya visto el partido, te puede aportar su perspectiva según lo que le cuentes. Te recomiendo que este análisis lo hagáis cuando haya pasado un tiempo después del partido. Cada jugador necesita su tiempo para digerir todo lo que ha pasado en la competición. Es necesario respetar ese tiempo y hablar cuando las emociones estén tranquilas y en calma.




  • Autorreflexión y aprendizaje. ¿Qué balance sacas del partido? Es decir, ¿qué aspectos crees que son mejorables? ¿Cuáles son los puntos fuertes que has explotado más y mejor durante la competición? ¿En qué momentos del partido has sentido emociones más fuertes y notables (enfado, frustración, euforia, etc). Es decir, está bien que tomes consciencia de tus errores y que aprendas de ellos, pero también que sepas reconocer y valorar todo lo que has hecho bien, ya que a veces tendemos a ser demasiado duros con nosotros mismos. Encontrar un buen balance entre los dos extremos animará y ayudará a estar motivado, con ilusión y ganas de seguir progresando.


  • Hacer una lista de actividades agradables para después del partido. Si tienes una lista preparada de antemano en la cual reseñes todas aquellas cosas que te gustaría hacer tras el partido, solo tendrás que consultarla una vez hayas terminado el mismo y elegir aquella que más te ayude a desconectar y relajarte en ese momento. Algunos ejemplos podrían ser pasear por el campo, quedar con amigos, ver una película que te guste, etc.


  • Agradecer a todos aquellos que te han apoyado. Esto te hará sentir bien a ti, al hacer que valores más el apoyo de tus familiares, amigos, entrenadores, etc y a ellos mismos, al sentir que al acompañarte te han hecho sentir mejor. Agradecer el hecho de poder entrenar, competir, practicar tu deporte, hacer una actividad saludable, etc, también te ayudará. Si es tu hijo o pupilo el que compite, también puedes agradecerle a él o ella el esfuerzo, su buen comportamiento en la pista, en su caso, y el rato tan bueno que te ha hecho pasar, antes de comentarle cosas sobre el desarrollo del partido.

Hasta aquí el artículo de hoy. Espero que te sirva y que hayas disfrutado su lectura. Si te gusta, marca Like, please (el corazón de debajo de este texto).


¡Suscríbete a mi blog para tener constancia de las novedades para no perderte ninguna!


¡Un abrazo y muchas gracias!


Feliz semana

0 vistas

Seguir

©2018 by Luis Marty. Proactivamente. Proudly created with Wix.com